10% De Emprendimiento Social

Por: Paula Russa

Luego de dar las gracias por tantas cosas este pasado jueves y de darle la bienvenida a la mejor época del año, me puse a pensar en el emprendimiento social y me pareció que puede ser un buen tema para este espacio, sobre todo porque tú estás a punto de convertirte, si no es que ya eres, un emprendedor 10%.

Quizás toda la vida has querido ayudar sin saber cómo y estás sintiendo, además, que el camino del emprendimiento te llama. Si estás navegando en esas dos aguas, entonces el emprendimiento social puede ser la respuesta que estabas buscando.

Lo primero que hay que hacer, antes de pensar en incursionar en el mundo del emprendimiento social, es aclarar bien el término, porque tiende a confundir.

¿Qué es emprendimiento social?

El emprendimiento social es un modelo empresarial constituido bajo el sistema capitalista, que tiene como objetivo principal brindar un beneficio para la sociedad.

Esto quiere decir que tú estarías invirtiendo 10% de tu tiempo o de tu dinero, en participar en un emprendimiento que utilizará estrategias de mercado, tal y como lo hace cualquier empresa, solo que en este caso estará ofreciendo un valor agregado, para provocar así, el cambio social.

Hasta ahora todo suena muy filantrópico y bonito, pero ¿cuáles son las razones para invertir en un emprendimiento social? Y esa es, sin duda, una excelente pregunta.

¿Por qué invertir en un emprendimiento social?

Todos en este mundo, sin lugar a duda, queremos salvar el mundo. Creo que es algo que está en nuestro ADN, como queriendo ser los Avengers.

Algunos creemos en la educación, otros en el ambiente, otros en la alimentación, otros en la energía sustentable y así. Y cualquiera de esos ejemplos, e incluso otros, son válidos. Todos queremos ayudar.

La pregunta es ¿cómo se sustenta este modelo de negocio? Y la respuesta es simple, igual que cualquier emprendimiento. Claro que el modelo de emprendimiento social siempre vende sus productos y servicios a unos costos un poco más elevados, para poder cumplir su principal función y, además, poder mantenerse en el tiempo.

La buena noticia es que más y más personas se están sumando a la construcción de un mundo mejor, razón por la cual están dispuestos a invertir un poquito más de dinero con tal de depositar su granito de arena en pro de generar un impacto en la sociedad y cambiar el mundo que nos rodea.

Según el informe Forética 2015, un 50% de los consumidores afirma haber elegido un producto basándose en criterios éticos.  

Lo importante es tomar en cuenta los siguientes aspectos, para que el emprendimiento social donde decidas invertir el 10% de tu tiempo o de tu dinero, funcione:

Debes verlo como una empresa:

Quizás al principio te cueste, porque las energías estarán enfocadas en generar un impacto social, sin embargo, debes salir rápido de ese estado porque lo que tienes en las manos es una empresa de verdad. De esas que necesitan mucha atención, que tendrán libros de finanzas, un mercado objetivo, una promesa básica que el producto o servicio en sí mismo, debe cumplir.

Debes entender bien cuál será tu mercado:

Este aspecto es fundamental para aquellos emprendedores que todavía no tienen claro hacia qué aspecto de la sociedad apuntar, aunque quieran cambiarla. En este caso lo primero que puedes hacer es detectar las urgencias de tu entorno y las necesidades de las comunidades más cercanas. Y lo segundo, es que debes preguntarte si el producto o servicio en el que estás a punto de invertir tu 10% ofrece un valor agregado. Recuerda que, si un emprendimiento social es una empresa de verdad, debe obtener beneficios.

Vende tu producto o servicio:

Ya hemos dicho que a las personas les gusta obtener productos o servicios que, además de ser buenos, ofrezcan un valor ético. Ese será el bastión de tu emprendimiento social. No sientas inseguridad ni por un segundo. Sal a la calle y ofrécele al mundo la oportunidad de ayudar y de ser ayudado.

Haz que tu emprendimiento sea independiente:

No está mal recibir donaciones o subvenciones, pero no dependas de eso para mantener tu emprendimiento social a flote, porque si un día llegaran a faltarte tu empresa se iría a pique. Y ni tú, ni la sociedad quieren eso.

Sé que todo esto te entusiasma. Suena una excelente opción, cuando quieres aventurarte en el mundo del emprendimiento y, además, ser un agente de cambio. Así que no te detengas si tu norte tiene fines éticos, más bien transforma esos fines en algo tangible, invirtiendo solamente 10% de tu tiempo o de tu dinero. Estoy segura de que, si da sus frutos, no solo estarás dejándole algo a la sociedad, sino que ese 10% de emprendimiento se puede convertir en 20%, en 40%, en 70% y hasta en 100%.

¿Quieres ser un emprendedor social? Empecemos una conversación. Déjame saber en qué tipo de emprendimiento social te gustaría participar.

Sobre la Autora

Hola,

Mi nombre es Paula Russa. Soy Licenciada en Letras, Directora Creativa y Escritora. Enamorada de las ideas, las palabras y los libros. El mundo del emprendimiento me capturó, decidí embarcarme en la aventura y ahora escribo sobre el tema para el blog de Patrick. Sígueme.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *